Beneficios del Reptado

Desarrolla su autonomía y curiosidad

Al desplazarse por el entorno sin ayuda, se vuelven más independientes, felices y seguros de si mismos, aumentando su capacidad de exploración y descubrimiento.

Fortalece el tono del cuello

Lo que le permitirá elevar la cabeza para ver la dirección del desplazamiento y los objetos que se vaya encontrando en su recorrido.

Impulsa el desarrollo muscular

Reptar implica un ejercicio muy intenso y saludable que mejora el tono muscular, el funcionamiento de los tendones y articulaciones, además de equilibrar la espalda para estabilizar la columna vertebral.

Tonifica los músculos de manos y dedos

Lo que favorece la motricidad fina al utilizarlos para la tracción del cuerpo

Ayuda a moldear el arco del pie

Al impulsarse con el pie, trabajo de manera natural el desarrollo del arco.

Los prepara para caminar

El reptado promueve una sincronización rítmica de los diferentes segmentos de su cuerpo, lo que prepara al sistema para adquirir el equilibrio y coordinación necesarios con los que vencer la gravedad y adquirir una adecuada bipedestación

Mejora la motricidad y el tono de brazos, hombros y espalda

La musculatura de esta zona del cuerpo se fortalece, y permite que poco a poco se vayan inhibiendo los reflejos primitivos del cuello, espalda, manos y pies.

Incrementa la capacidad pulmonar

Al desplazarse de esta forma, incrementa la capacidad pulmonar y cardiovascular, con los consiguientes beneficios para la salud y tolerancia a la fatiga.

Mejora las destrezas manuales y predispone a una buena grafomotricidad 

La posición abierta de las manos y la fricción que estas experimentan con el suelo al reptar inhibe las reacciones reflejas que provocan el cierre involuntario de estas, permitiendo un mejor control de las manos para el desarrollo de sus competencias y potencialidades.

Afianza la coordinación óculo-manual y prepara para la escritura

El repetido intento de coger los pequeños objetos y elementos que el niño se encuentra en el suelo durante sus desplazamientos favorece la comunicación entre sus manos y sus ojos para trabajar juntos de forma coordinada. 

Simultáneamente, se desarrolla el denominado ‘proceso de oposición cortical’, mediante el cual el dedo pulgar de la mano se opone a los otros cuatro o al índice para realizar la pinza. 

Esto no solo mejorará la destreza con la que se cogerá un lápiz en el futuro para escribir mejor, sino que implica un importante desarrollo de las funciones cerebrales.

Ayuda en el calibrado visual

Al reptar, los niños dirigen sus ojos en primer lugar hacia donde posicionan sus manos, estableciendo así un punto de enfoque mantenido a corta distancia. 

En un segundo momento, su mirada se dirigirá hacia el lugar u objeto lejano al que desea dirigirse. 

Durante el desplazamiento mirarán alternativamente sus manos y la meta elegida. Esta acción, aparentemente sencilla, permite entrenar los músculos de sus ojos para desarrollar dos procesos visuales claves:

  • La capacidad de convergencia, que permitirá mantener los ojos fijos en un mismo punto cercano durante un tiempo prolongado, algo que es imprescindible hacer para poder leer sin fatigarse.
  • La acomodación, que permitirá pasar de un punto de fijación ocular cercano a uno lejano, o viceversa, con rapidez. Esto será necesario para poder, por ejemplo, copiar con agilidad en un cuaderno una información colocada en la pizarra de clase.

Está constatado que la mayor parte de niños con dificultades escolares presentan un deficiente desarrollo de las capacidades visuales básicas por una falta de entrenamiento adecuado en estos aspectos.

Ayuda a establecer una adecuada estructuración espacio-temporal 

Al desplazarse de un punto a otro utilizando los movimientos de los brazos, aprenden a calcular qué objetos están más próximos o lejanos, en función de si han necesitado más o menos movimientos de sus extremidades para alcanzarlo. 

Este aprendizaje les permite madurar el cálculo de distancias para ubicarse mejor en el espacio.

Mejora la motilidad gastrointestinal 

De esta manera, se favorece la digestión y los procesos de eliminación.

Potencia la integración cerebral

Nuestros hemisferios cerebrales, derecho e izquierdo, tienen funciones diferentes que deben complementarse para ofrecer un funcionamiento pleno e integral. 

Esto es posible cuando se comunican entre sí a través de una estructura denominada cuerpo calloso, y un incremento de su mielinización.

El trabajo conjunto y sincronizado de ambos hemisferios cerebrales, que tiene lugar a través del reptado, permite el desarrollo del cuerpo calloso y de las vías neurológicas responsables del rápido intercambio de información entre todas las partes de nuestro cerebro. 

Todo esto propicia una mayor maduración cerebral, que se reflejará en un mejor rendimiento cognitivo y emocional.

.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s