El periodo de adaptación..

Déjame que te cuente que el periodo de adaptación es el tiempo que transcurre desde que el niño llega por primera vez a una nueva escuela hasta que ya se desenvuelve con normalidad dentro de ella.

Este periodo, que comienza cuando el pequeño entra a cursar sus estudios a la edad de 3 años, supone para el niño comenzar a familiarizarse con nuevas personas, nuevos espacios y reconocer y trabajar con materiales diferentes a los conocidos en su ámbito doméstico hasta ese día.

Superar este periodo no es fácil. Lo reconozco. 

Tanto para los profesores como para los padres es una tarea ardua y complicada. 

Pero pongamos el foco en los niños, ya que para los más pequeños la sensación que les invade es la de “abandono” por parte de sus padres, pasando de su guarde, su parque o su habitación a un edificio nuevo, extremadamente grande, de un día para otro.

Por eso es tan importante hacerles sentir que su nuevo colegio es un lugar seguro, donde se van a encontrar a amigos de su guarde y donde harán nuevas amistades para vivir nuevas aventuras.

Porque los colegios son lugares mágicos. 

Y la Etapa de Infantil es donde nace la magia.

Si tienes la suerte de que estos primeros días del mes de septiembre tu hijo entra y sale de su cole nuevo con una sonrisa de oreja a oreja, mira el cielo con calma y dale gracias a la vida. 

Pero si en cambio te toca secar lágrimas y escuchar cómo tu hijo llora cuando se separe de ti, ten paciencia, mucha paciencia.

Y para nada te culpes por ello. 

Deja que el tiempo haga su trabajo, confía en la escuela que has escogido y en los profesionales que trabajan tras esos muros y patios. 

Y mira el lado positivo: has hecho un trabajo excelente porque tu hijo te adora y no quiere separarse de ti.

Pero la Escuela y la Etapa de Infantil es el lugar donde tienen que estar porque la vida es así. 

Para ellos y para vosotros. 

De ahí que las primeras semanas las escuelas tengan esos horarios flexibles, donde se trabaja en grupos reducidos y donde los proyectos aún no se llevan a cabo; bendita sensibilidad de estos centros educativos.

De ahí que los maestros y maestras estos días miren a los ojos de los padres de manera cómplice. No los agobies con mil preguntas, no los pongáis nunca en duda, confiad en ellos como si os jugárais la vida. 

De ahí que sólo os pido que viváis el momento. Con el móvil en el bolsillo. Arropando a vuestro hijo cuando salga por las puertas. Diciéndoles una y mil veces que TODO VA A SALIR BIEN.

Al fin al cabo, es lo que más queréis de este mundo, ¿no?

Pues queridos padres, demostrárselos estos días.

La escuela supone una oportunidad para crecer y madurar, para afirmarse en su propia identidad e iniciar, de este modo, el conocimiento y la adaptación al mundo exterior. 

Y aunque a ti se te haya olvidado, en su día también viviste y superaste un periodo de adaptación para llegar a donde has llegado hoy.

Un periodo que no es eterno, pero que es fundamental para comenzar a cultivar los frutos que el día de mañana entre todos recogeremos.

Buena suerte.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s