Estimulación Temprana y Neurociencia

Realizar una correcta estimulación en los primeros años de vida va a permitir mejorar las funciones cerebrales del niño, favoreciendo la creación de conexiones neuronales fuertes y duraderas, y preparando las estructuras necesarias para que pueda desarrollarse de forma integral, evitando problemas en el desarrollo.

Los avances neurocientíficos del último siglo han permitido conocer algunos de los procesos que sigue el cerebro para adquirir y mejorar las funciones necesarias para el desarrollo de la memoria, la emoción, la conducta de cada ser humano, el pensamiento, los sentimientos, las capacidades intelectuales y creativas, el aprendizaje,…

De los más estudiados serían los procesos de aprendizaje, la adquisición del lenguaje o el movimiento, haciéndonos conscientes de la importancia de aprovechar la etapa de 0 a 8 años como una ventana de oportunidad par estimular a la persona debido al alto grado de plasticidad neuronal de estos años.



La evolución filogenética marca la consecución de unos hitos, así como la necesidad del paso por todas las etapas de forma ordenada para permitir la aparición de otras más complejas.

    Además, para que nuestro cerebro pueda llevar a cabo un neurodesarrollo de forma óptima, hay dos factores que se van a dar de forma conjunta y cuyo resultado dará lugar a una persona única; estos factores son los ambientales y los genéticos.

    En el momento del nacimiento, nuestro cerebro tiene un tercio de la capacidad que llegará a tener cuando seamos adulto. A través de los estímulos que vayamos recibiendo del exterior y de las experiencias que vayamos teniendo, iremos creando conexiones neuronales, que irán conectando unas zonas del cerebro con otras hasta llegar a formar una red que interconecte todo nuestro cerebro para su funcionamiento como unidad cognitiva.


    No obstante, los primeros 8 años de vida es la etapa en la que se sentarán todas las bases para los aprendizajes posteriores, ya que nuestro cerebro está preparado para absorber información de manera masiva, lo que le hace mas permeable al aprendizaje en sí, adquiriendo en estos años el hecho de caminar, de movernos con soltura, de hablar, de escribir, de relacionarnos con personas que nos rodean,…

    Este proceso durará toda la vida, y se realiza gracias a lo que denominamos plasticidad cerebral, lo que nos permitirá aprender, desaprender y reprender de forma continuada.


    Deja una respuesta

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

    Conectando a %s